AGROSAVIA desarrolla tecnologías para la producción y agroindustrialización del cultivo de ñame en el Caribe colombiano

09/04/2019
  • El proyecto incluye seis ofertas tecnológicas para desarrollar en el sector agropecuario de la subregión de Sabanas del Caribe.

Cereté, Córdoba, 9 de abril 2019. El desarrollo de tecnologías para el manejo y producción de semillas de ñame de alta calidad para mejorar la uniformidad y productividad del cultivo de ñame en la región Caribe es uno de los proyectos de investigación en raíces y tubérculos de AGROSAVIA que se encuentra en ejecución desde el Centro de Investigación Turipaná.

El proyecto consta de tres objetivos específicos, estandarizar una técnica para la producción de minitubérculos para usarlos como semilla para la siembra comercial del ñame, mediante la inducción con rizobacterias; elaborar un protocolo para romper la dormancia de la semilla convencional de ñame y evaluar productos fúngicos como protectantes para la semilla de ñame que ayudarán a resolver las demandas de ciencia, tecnología e innovación, identificadas en la cadena del ñame para Colombia enfocadas en aquellas que identifican la baja disponibilidad y calidad de la semilla para la siembra, y la necesidad de buscar alternativas de propagación y sistemas de producción de semilla de más alta calidad para los productores.

La cadena de ñame de la región Caribe puede beneficiarse con el proyecto debido a la relación que tiene obtener una semilla de calidad con mayor producción de tubérculos, y rentabilidad del cultivo generando alternativas económicas de propagación continúa de la semilla y un aumento de su competitividad.

Trabajamos en la ejecución de este proyecto pensando en el beneficio de agricultores de ñame en la región Caribe. Hoy las cifras estimadas en Agronet registran 24.196 productores de ñame con unas siembras aproximadas en  36.500 hectáreas, siendo un promedio de 1,5 ha por productor, vemos un universo de productores asociados al cultivo de ñame en la región Caribe como potenciales adoptantes de las tecnologías desarrolladas en este proyecto. “También encontramos en la plataforma SIEMBRA (2016) un reporte total de 463 grupos de investigación en Colombia, de los cuales 21 realizan trabajos asociados con el cultivo de ñame”, expresó Diana Beatriz Sánchez López, Investigadora M.Sc., y líder del proyecto en el Centro de Investigación Turipaná de AGROSAVIA.

Las tecnologías están enfocadas en ofertas de diseño de un medio de cultivo agroindustrial para la multiplicación de bacterias inductoras de minitubérculos en ñame; protocolos estandarizados para la producción de minitubérculos de ñame; minitubérculos producidos en casa de malla inducidos con rizobacterias para semilla comercial; protocolo para romper proceso de dormancia de la semilla convencional de ñame espino; colección caracterizada de hongos patógenos causantes de enfermedades en la semilla convencional de ñame espino y recomendación y práctica de manejo para reducir la incidencia de los hongos en la semilla convencional de ñame.

En los últimos años, se ha presentado en la región Caribe, una baja disponibilidad de semilla de ñame para siembra lo que ha llevado a un incremento en los costos para su producción. La ejecución del proyecto será en subregión de Sabanas del Caribe con una duración de 56 meses.

“Son cinco metas o enfoques que se trabajaran para lograr  el desarrollo de tecnologías que permitan la producción de semilla de ñame de alta calidad, en forma más rápida y económica. La primera tiene que ver con la selección de rizobacterias inductoras de la formación de minitubérculos, se estandarizará un medio de cultivo agroindustrial de bajo costo, efectivo para la multiplicación y el desarrollo de capacidades inductivas de las bacterias; la segunda se trata de estandarizar dos protocolos a nivel de casa de malla para la producción de minitubérculos a partir de esquejes de ñame, mediante inducción con las rizobacterias; en la tercera meta se evaluará la semilla a  nivel de campo para determinar la viabilidad de los minitubérculos como material de siembra en cultivos comerciales y haciendo un análisis económico de la alternativa tecnológica desarrollada. La cuarta meta consiste en estandarizar un protocolo para romper la dormancia de la semilla convencional de ñame, con el uso de reguladores de crecimiento de plantas y la última busca estandarizar un protocolo para la protección fitosanitaria de los tubérculos de ñame usados como semilla convencional”, explico Diana Beatriz

La forma del tubérculo es uno de los limitantes que tiene que superar el productor de ñame espino para acceder a los mercados internacionales, se estima que solo el 30% de la producción cumple con las especificaciones técnicas del mercado internacional, situación que obliga al productor a destinar el 70% restante bien sea para semilla de futuras siembras o para la venta en el mercado local, con un precio inferior que el internacional. Esta situación reduce la competitividad del cultivo frente a otras opciones productivas. “El cultivo contiene problemas fitosanitarios destacados como ataques de hongos fitopatógenos, siendo la antracnosis la principal enfermedad; la pudrición en los tubérculos causados por factores bióticos y otros patógenos relevantes agentes causales de Fusarium oxysporum, Rhizoctonia sp., Aspergillus sp. entre otros. Todo lo anterior conlleva a que desde Agrosavia desarrollemos este Proyecto”, puntualizó Diana Sánchez.

Para el desarrollo del proyecto trabajará un grupo de investigadores Ph.D., M.Sc. y Profesionales y Técnicos vinculados al Centro de Investigación Turipaná, ellos son: Jorge Cadena Torres Ph.D. Fisiología vegetal; Antonio María Martínez Reina, Ph.D. Economía Diana Beatriz Sánchez López, M.Sc. Ciencias Biológicas; José Jaime Tapia Coronado, M.Sc. Ciencias Agrícolas; Manuel Ramón Espinosa Carvajal, M.Sc. Ciencias Ambientales; Amaury Aroldo Espitia Montes, MSc. Biotecnología; Shirley Patricia Pérez Cantero, M.Sc. Dirección de Desarrollo local; Lily Lorena Luna Castellanos, Ingeniero Agrónomo; Abelardo Tulio Diaz Cabadiaz, Ingeniero Agrónomo; Sol Mara Regino Hernández, Ingeniero Agrónomo; Jeison Fernando Garrido Pineda, Biólogo; Jazmín Vanessa Pérez Pazos, Biólogo y  Diris Sofia Pernett Peña, Técnico Agrícola.

  • Más información
  • Mónica Chaljub
  • mchaljub@agrosavia.co
  • Profesional de Comunicaciones
  • Centro de Investigación Turipaná
  • AGROSAVIA

Más Noticias

Micro sites